Sinopsis de la Fundación de Aguas Buenas

Colaboración: Francisco “Paquito” Arroyo

Origen del nombre

Desde el principio, allá para el siglo XVIII, el área donde está situada hoy la zona urbana de Aguas Buenas perteneció al Municipio de Caguas. A este lugar se le llamaba Aguabuena. Se dice que este barrio gozaba de un excelente clima; que sus tierras eran muy fértiles y que sus corrientes de agua y magníficos manantiales poseían aguas puras y cristalinas. Viendo que todos esos factores hacían de esta comarca un sitio ideal para vivir, sus vecinos empezaron a formar una  nueva aldea a la cual llamaron Aguas Claras.

Fundación

Imagen Antigua Casa Alcaldia, Aguas Buenas

Imagen Antigua Casa Alcaldía, Aguas Buenas

En su origen el Pueblo  no era más que una aldea cuyos pobladores denominaron Aguas Claras. Se cree que el nombre de Aguas Buenas surgió del antiguo barrio aguabuena de Caguas, y en honor a las aguas puras y cristalinas de sus manantiales, en especial un gran manantial de aguas cristalinas que corría por la calle El Destino, hoy calle Monserrate. Esta aldea comenzó a organizarse en el 1798 y comprendía solamente el territorio llamado la Palma, ahora Calle Padre Quiñones. La primera edificación en la aldea Aguas Claras perteneció a Don Cayetano Mulero.

La fundación de la aldea se originó en la preocupación de sus pobladores, allá para el año 1834, cuando se dieron cuenta de lo rápido que la aldea se iba extendiendo. Sus pobladores comisionaron a Don Francisco de Sales Torres y a Don Ramón Díaz para que gestionaran ante el gobernador en esa época, Don Miguel López de Baños, el establecimiento del municipio.

El Gobernador de la Isla, Teniente General Excmo. Don Miguel de la Torre, ordenó mediante Decreto la creación del nuevo municipio en el 1834. No obstante no fue hasta el 4 de abril de 1836 que se inicio el proceso para la demarcación de los límites territoriales del Municipio de Aguas Buenas.

Uno de los vecinos de la aldea, Don Julián López, cedió gratuitamente diez cuerdas de terreno, a beneficio de los residentes del poblado. En las diez cuerdas, que luego al ser mensuradas  resultaron ser once cuerdas punto cuarenta y cuatro de otra (11.44), están construidas las Calles Alfonzo XII, luego llamada Calle Mc Klinley, hoy Calle Rafael Lasa. También se construyeron las Calles Muñoz Rivera, antes llamada Calle Las Mercedes y Calle Dr. Rechani antes Calle Nueva. En los límites del nuevo Pueblo también se encontraban el callejón del Tamarindo, que para esa época pertenecía al Barrio Aguas Buena, perteneciente al Pueblo de Caguas. En dichos terrenos también se construyó  la Iglesia Católica y su atrio, la Plaza de Armas, la Alcaldía o Casa del Rey y la Casa del Padre Cura, el restante del predio sería dividido en solares de diez y seis varas de frente por treinta y dos de fondo para ser vendida a los nuevos  pobladores. Algunas de estas edificaciones se encuentran actualmente donde inicialmente se construyeron. He ahí su gran valor histórico.

Finalmente, allá para  el 25 de mayo de 1838 quedo oficialmente fundado el Municipio de Aguas Buenas,  bajo la Ley Núm. 53, siendo su primer alcalde Don Francisco de Sales Torres. Esta fecha marcó el logro de su gente de unirse al grupo de municipios que estaban surgiendo en esa época. El convertirse en municipio les daba el derecho a disfrutar de gobierno propio en los asuntos locales, lo que les llevaba a adquirir status, identidad y sentido de pertenencia.

En sus inicios, Aguas Buenas se componía únicamente de cuatro calles: Alfonso II, La Palma, Las Mercedes y La Nueva. Las vías de comunicación con que contaba esta municipalidad eran muy deficientes, lo que al principio contribuía al lento desarrollo del pueblo.

El 14 de mayo de 1850 comenzaron los trabajos de segregación de los terrenos que hoy forman los barrios Juan Asencio y Mulas pertenecientes al Municipio de Bayamón, y la segregación de terrenos de Sabana del Palmar, hoy Comerio, para ser agregados al nuevo Municipio de Aguas Buenas. No fue hasta el año 1856 que se inicio la construcción un camino hacia Caguas que empalmara con la Carretera Central. Más tarde se ordenaron las obras de los caminos hacia Cidra y Comerío.





Arriba